La Katana de OccamBlogalia

Entre el suicidio y la redención, ... (pero de esta vida) dislates de un escritor de Ciencia Ficción, de un Astrónomo, de un ateo y de un escéptico... Locuras...¡Pero que racionales!

Archivos
<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos

Bitácoras Imperdibles:

Biblioteca de Babel

Pasando el Iron

Una cuestión personal

Bitácora de rvr

Memorabilis

Los cien gaiteros del delirio

Cadenas bien formadas

Quotidianum

Por la Boca Muere el Pez

GeneSys Unlimited

Al Alcance de la Razón

el GNUdista

Blogalia

Inicio > Historias > *The Menace*
*The Menace* 2002-03-07

The Menace

El hombre estaba cabizbajo, sentado en ese bar de cuarta mientras sorbía, de a ratos, su miserable bebida.
Yo todavía no había escrito mi famosa tesis de la pólvora como afrodisíaco.
Sus hombros hundidos y su ceño fruncido eran característicos, estaba terriblemente frustrado y hablaba solo mientras las lágrimas le rodaban por las mejillas. Me conmovió, y cuando me acerqué a él, no era el psicólogo que quería saber, estaba conmovido.
Estuve pensando la mejor forma de acercarme y cuando casi me decidía a hablarle levantó sus ojos enrojecidos y me dijo:
- Venga, siéntese, voy a hablar con usted, le interesará lo que tengo que decirle.
Estuve a punto de negarme, era, evidentemente, otro de esos especímenes que creen que su vida debe ser llevada al cine.
- Venga siéntese, yo invito.
Eso era otra cosa.
- Como no.
- No diga nada,- me dijo. Y empezó a hablar.
«Estaba caminando por dieciocho cuando la vi. Era muy bonita, su uniforme de policía le quedaba hermoso. Una cintura esbelta, senos firmes, nalgas elevadas y separadas, dibujadas por la pollera azul tras sus muslos altos. Una belleza.
Me acerqué y le pregunté por la calle Paraguay, a lo que se limitó a levantar el brazo y señalar hacia arriba, hacia el cartel.
Tuve una visión fugaz de una nariz respingada y una boquita menuda y granate, (gracias Serrat), mientras desde el fondo de sus ojos azules una chispita de complicidad me hizo sonreír.
Se dio vuelta y comenzó a caminar, alejándose, de pronto, se detuvo y me miró a través de un flequillo dorado.
Hasta ese entonces no había oído su voz. No desentonó en absoluto, era una voz modulada de contralto que provocaba un erizamiento en la nuca.
- Mi ronda termina a las seis, si todavía estas acá te espero.
Luego no me miró mas y siguió alejándose mientras yo seguía su ir sintiéndolo en el pecho y la garganta.
A las seis la vi doblar por Paraguay desde San José rumbo a Dieciocho. Su ir no intimidaba en lo mas mínimo a su venir, era como realizar las fantasías de un nonato.
- Hola.- le dije.
- Me dio un beso y me dejó sin respiración.
- Vamos a tomar algo.- la invité.
- Vamos a mi casa.- me dijo mordiéndome la oreja.
Usted cree que yo respondí que sí, entusiasmado y rápidamente.
No se equivoca.
La casa estaba en Rondeau y Nicaragua, Denis, ese era su nombre, vivía sola.
Cuando la puerta se cerró nos abrazamos y empezamos a besarnos como osos hormigueros cubiertos con larvas de termita reina.
Llegamos a empujones hasta la cama, me desnudó, me tiró sobre la cama y saltó sobre mí.
Lentamente empezó a sacarse el resto de la ropa y tuve que convencerme que no estaba soñando. Sus senos tenían pezones como frutillas, aleteaban con vida propia, su sexo se adivinaba a través de su vello púbico como una de esas plantas carnívoras que obligan a entrar, aunque sea lo último que se haga.
Increíble, pero mientras hacíamos el amor, ellas subió arriba mío y me esposó a la cama, y después del primer orgasmo, (pensé que se disolvía), se levantó de mí y fue a buscar el revolver de reglamento.
Estar con la mujer mas hermosa del mundo y esposado ha sido una de mis fantasías desde que tengo doce años, lo que no recuerdo es haber deseado que ella estuviera armada.
Se subió encima mío y apuntó a algún sitio alejado de mi cabeza un par de milímetros.
- Otra vez.- dijo.
- ¡¿Qué?!- voz incrédula.
Tiró del gatillo hacia atrás, y noté lo tensos que se ponían sus glúteos contra mis muslos.
¡¡¡KBAMM!!
La bala me había despeinado.
Grité, pero me pegó un golpe con la mano abierta.
- Otra vez.- Dijo y levantó el arma, esta vez hasta mi entrecejo.
Y lo hice otra vez.
La historia se repitió hasta que su revolver quedó sin balas, y, para que fanfarronear, el mío también.
Esa es la historia, no he vuelto a salir con otra mujer desde entonces.»

- Pero, ¿cómo terminó la historia?- le pregunté.
- Después de la última vez me sacó las esposas, me llevó hasta la puerta y me dejó tendido en la acera, desnudo, al lado de mis ropas. Me vestí y me fui.
- No entiendo, no hizo nada y parece usted un hombre bastante fuerte.- le dije extrañado, pensando que sin duda si alguien abusara así de mi, yo haría algo.
- Es usted idiota, o no escuchó lo que le dije. Era una hembra hermosa, que se llevaba cada vez el doble de lo que me proponía darle, EL DOBLE. ME OBLIGÓ A HACERLE EL AMOR SEIS VECES, ¿CREE QUE HUBIERA PODIDO HACER ALGUNA OTRA COSA MAS QUE PARLOTEAR INSULSAMENTE?
Dijo un par de palabrotas, eructó y se fue.
Sin pagar.

Enviado por escepticismo a las 02:13 | 1 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://escepticismo.blogalia.com//trackbacks/349

Comentarios

1
De: Anónimo Fecha: 2009-11-17 22:21

tu puta



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.210.67 (77461d298f)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

© 2002 escepticismo